Ejercicio

Imagen_enlace_Post_650_08_01

 

A la hora de preparar el parto, es importante que podamos preparar nuestro cuerpo para que sea más fácil el proceso. Con ello, no solo mejoraremos la salud física con la práctica de ejercicios específicos, también nuestra salud mental nos agradecerá unos minutos de descanso al día.

 

La zona perineal es donde se encuentran ubicados el ano y los órganos genitales externos. De tal forma, el masaje perineal es una técnica reconocida clínicamente que prepara los tejidos de la zona del perineo para que sea más sencilla su relajación durante el momento del parto.

 

Además, no solo facilitamos el proceso, sino que también reducimos el riesgo de sufrir desgarros y episiotomías. Aunque hemos citado en anteriores artículos que es recomendable realizar en el postparto ejercicios de Kegel sencillos, en la última etapa del embarazo es aconsejable realizar ejercicios globales como andar o dar un paseo, junto con otros específicos que ofrezcan conservar la movilidad pélvica.

 

De cara al suelo pélvico, no se trata de fortalecer sino que conviene conseguir ganar  elasticidad para facilitar el parto. Por eso, ejercicios como hacer sentadillas o estiramientos serán de gran ayuda.  Además, añadiendo pautas de masaje perineal conseguimos favorecer el futuro parto.

 

 

¿QUÉ RECOMENDACIONES DEBO TOMAR?

 

1º-Es recomendable empezar a practicar el masaje a partir de la semana 32-34 de embarazo.

 

2º-Utiliza aceites y pomadas para la preparación del masaje. Recomendamos el aceite para masaje perineal de rosa mosqueta 100%.

 

3º-Se debe realizar con las manos limpias, uñas cortas y después de una rápida higiene personal para evitar infecciones.

 

4º-Utiliza un paño templado o realiza los ejercicios después de una ducha caliente. Así, tu cuerpo estará más relajado para ejercitar.

 

5º-Mantén una posición cómoda. Por ejemplo, puedes tumbarte boca arriba sobre la cama, con las rodillas dobladas y las piernas separadas. Otra buena postura es sentada y con la espalda apoyada contra la pared. Si es necesario, usa almohadas.

 

 

6º-Si sigues una rutina de 15 minutos de preparación de suelo pélvico, como con Epi-no, estás disminuyendo no sólo la probabilidad de desgarros, sino que estás aprendiendo a controlar mejor esta musculatura tan desconocida, lo que te ayuda a gestionar mejor el pujo y ha demostrado se reducía el tiempo del parto en el expulsivo.

 

 

 

CÓMO REALIZAR EL MASAJE

 

-Aplica aceite o pomada en tus dedos y extiéndelo con un suave movimiento alrededor del exterior de la vagina. Masajea el área realizando movimiento circulares, lo cual activará la circulación sanguínea de los tejidos.

 

-Introduce los pulgares en la vagina y estírala suavemente hacia abajo durante 2-3 minutos. Ejerce una leve presión y repite el ejercicio de forma continua. Así, el perineo se irá acostumbrando al estiramiento que soportará durante el parto.

 

-Para finalizar el masaje, vuelve a masajear la zona exterior de la vagina para relajar los músculos y volver al estado de reposo.

 

 

Por último, si notas que no tienes suficiente agilidad, puedes pedirle a tu pareja que te aplique el masaje (en este caso no tiene porque usar los pulgares, sino que los índices puede hacerlo facilmente).

 

Como con cualquier masaje, no tiene que ser doloroso, sino que tienes que notar que te alivia. Si tuvieras molestías acude a un profesional especializado.

 

Para completar tus conocimientos acerca del masaje perineal, te recomendamos el siguiente vídeo con distintas técnicas.

 

 

Tienes el folleto de la Federación de Matronas con el link para que lo veas y descargues.

 

masaje perineal

 

 

Si este artículo te parece interesante, no olvides compartirlo!

 

 

 

 

 

 

 

Evidencias:

– Beckmann MM, Garrett AJ, Antenatal perineal massage for reducing perineal trauma. Cochrane Wiley.

– Determination of a cutoff value for pelvic floor distensibility using the Epi-no balloon to predict perineal integrity in vaginal delivery: ROC curve analysis. Prospective observational single cohort study.

La practica de pilates puede ayudar a potenciar el suelo pélvico

 

Los ejercicios de Pilates a menudo son cuestionados sobre si tienen un efecto beneficioso o perjudicial para el suelo pélvico.

 

Aunque realizar estos ejercicios no suponga un entrenamiento específico, como ocurre con los ejercicios perineales o ejercicios de Kegel, por diversos motivos practicar esta actividad puede tener consecuencias beneficiosas para esta musculatura y evitar su debilitamiento.

 

 

¿PERJUDICA O BENEFICIA LA PRÁCTICA DE PILATES A LOS MÚSCULOS DEL SUELO PÉLVICO?

 

La respuesta más válida sería decir SEGÚN, porque depende de muchas cosas: aunque los ejercicios de forma global pueden ser muy beneficiosos, para que lo sean conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones previas, ya que algunos ejercicios podrían producir aumento de la presión intraabdominal.

 

BENEFICIOS DE LOS EJERCICIOS DE PILATES EN EL SUELO PELVICO

 

Estos ejercicios (creados por Joseph Pilates) se generaron para conseguir el control y la alineación del cuerpo, trabajando (entre otros) la postura, el equilibrio y los músculos que intervienen en ello. Además, se trabaja la coordinación, respiración,…

 

Por ello, de modo general, muchos de estos están desarrollados para fortalecer sobretodo la zona clave que influye en la musculatura perineal: el core. 

 

Podríamos decir que hay un triángulo pélvico en el cual la zona abdominal-espalda-suelo pélvico. Si los puntos de esta zona están equilibrados y tienen un buen funcionamiento, el resto también aseguran su correcta función.

 

Por ello, aunque originariamente en el desarrollo de la técnica de Pilates no se ejercitaban de forma especifica la musculatura perineal, se comprobó que podía tener un efecto beneficioso en esta musculatura.

Beneficios de Pilates

 

1º-Una de las grandes ventajas de Pilates, es que hoy en día es muy accesible, es una práctica bastante extendida que cuenta con documentación sobre sus beneficios de salud, y su origen y uso se incluye como tratamiento rehabilitador.

 

2º-Cuenta con distintas alternativas: suelo, máquina (Reformer) y aéreo.

La gran ventaja de Reformer es que se puede adaptar a un sujeto de forma individual (adaptando el ejercicio, facilitándolo en caso de que tenga una lesión,…). Suele realizarse de forma individual o en grupos reducidos, contando con mayor supervisión del instructor.

Puedes ver como se realiza un ejercicio de plancha en Reformer en este vídeo:

 

La ventaja de los ejercicios de suelo es que incluso se pueden realizar en el domicilio (ya sea con la ayuda de un instructor o sin él). Sin embargo, puede ser más complicado ejecutar este tipo de ejercicios de forma correcta que en máquina.

 

Además, aunque esté más extendido y pueda ser más económico realizar estos ejercicios en clases grupales, es difícil tener en cuenta en el programa de ejercicios los problemas específicos de cada persona y es complicado también controlar que cada alumno hace el ejercicio de core de forma correcta (que el reclutamiento de los músculos abdominales se realiza de forma correcta,…).

De hecho, si has acudido en alguna ocasión a una clase de Pilates convencional habrás comprobado que al inicio te era dificil seguir todas las instrucciones que daba el monitor. Por eso, sólo cuando el grupo es muy reducido el monitor puede valorar tu estado y si ejecutas correctamente un ejercicio convencional.

 

3º- Entre las VENTAJAS de Pilates están:

-Mejora el equilibrio y la flexibilidad.

-Mejora la postura y control de la respiración.

-Trabaja los músculos del core: abdomen, estáticos de columna,…

Y todo esto puede ayudar potencialmente a mejorar la musculatura perineal  o evitar futuras lesiones por debilidad.

Además, evita dolores de espalda y otras lesiones que a la larga también pueden perjudicar a esta musculatura

 

LOS EJERCICIOS DE PILATES NO TIENEN POR QUE AUMENTAR LA PRESIÓN INTRAABDOMINAL

 

Recientemente, en un pequeño estudio con 20 mujeres  se ha demostrado que es muy poco probable que se produzca un aumento de presión intraabdominal realizando el ejercicio de Pilates.

En el estudio se incluyeron mujeres que no tenían ningún tipo de disfunción en la musculatura y se realizó un programa de ejercicios con Pilates suelo y Reformer (en dicho programa el instructor no indicaba a las mujeres que realizaran una contracción perineal).

 

Aunque no concluyó el estudio que efectos puede tener a largo plazo su práctica en mujeres con lesiones de debilidad, si dejó patente que su ejecución no tiene porque someter a un sobresfuerzo a la musculatura (lógicamente, si se lleva a cabo correctamente).

 

 

RECOMENDACIONES

Antes de practicar Pilates, sigue las siguientes recomendaciones para evitar que la práctica pueda ser perjudicial:

 

1º Conoce si tienes un mayor riesgo de tener debilidad de la musculatura perineal.

Si perteneces al grupo de riesgo sería importante que lo tuvieras en cuenta (para hablarlo con el instructor, no realizar determinados ejercicios,…).

 

GRUPO DE RIESGO:

-Mujeres que se han sometido a una intervención quirúrgica, histerectomía,…

-Mujeres que han sido madre recientemente.

-Si has comenzado la menopausia.

-Si se practica deportes de impacto con regularidad: saltos, running, crossfit,…

-Mujeres con problemas respiratorios crónicos: toser con frecuencia, con asma, fumadoras,…

Hombres que han sido operados de cáncer de próstata.

-Personas con obesidad.

 

Si ese es tu caso, sería conveniente seguir estas recomendaciones, ademas de realizar ejercicios que fortalezcan la musculatura, como pueden ser los ejercicios de Kegel.

 

2º Evita los ejercicios que aumenten la presión intraabdominal.

Existen determinados ejercicios que pueden someter a un mayor esfuerzo a tu musculatura del suelo pélvico por aumentar la hiperpresión intraabdominal. Por eso es importante que lo consultes a tu monitor de Pilates.

Entre otros, de cara a hacer hacer ejercicios abdominales:

-Es más recomendable realizar la “plancha”.

-Es conveniente evitar otros como  el “cien” o el “Vsit” (o crunches).

 

Un ejercicio sencillo y no hiperpresivo puede ser la plancha abdominal

 

Otras recomendaciones para evitar lesionar el suelo pélvico durante el ejercicio serían:

-Trata de contraer el suelo pélvico cada vez que realizas un ejercicio (realiza la contracción en sentido ascendente y hacia dentro).

-Recuerda siempre respirar: jamas contengas la respiración (caso muy común). Trata de realizar una espiración durante los esfuerzos.

-Concéntrate en tener la postura correcta: La pelvis debe estar en posición neutra y la columna erguida. Además: es conveniente tener los pies no muy separados: a la altura de las caderas.

-Si algún ejercicio ves que tiene mucha carga, realízalo sentada sobre la pelota de fitball.

 

 

3º Si ya tienes problemas de suelo pélvico.

 

Si ya sabes que tienes algún problema como incontinencia urinaria de esfuerzo, un prolapso,…:

-Trata de acudir a un centro donde las clases sean individualizadas o lo más reducidas posibles.

Piensa que podrán realizar un seguimiento mejor de la ejecución de los ejercicios (contracción del core correcta, respiración,…) y el programa de la sesión será el idóneo para tí.

Por una parte: controlarán mejor si realizas

-Infórmate sobre la formación del instructor. Piensa que cuanto más completa sea y mejor conocedor de las disfunciones del suelo pélvico, sabrá con mayor certeza crear una pauta de ejercicios optima. Actualmente existen fisioterapeutas expertos en Pilates, los cuales son conocedores tanto de la técnica de Pilates como de las lesiones.

Aunque esto puede parecer un mayor gasto económico, piensa que en pocas sesiones estarás consiguiendo mejores resultados.

 

ADEMÁS

 

1º-Aunque la práctica de Pilates puede beneficiar a tu suelo pélvico, conviene resaltar que no ha demostrado que reduzca la incontinencia urinaria, por lo que no debería considerado como un tratamiento para ésta. Acude a un profesional sanitario para que te prescriba un tratamiento completo.

 

2º-Si quieres más información sobre la influencia de otras actividades y el suelo pélvico, puedes leer:

Pesas/crossfit

Nordic walking

Ejercicio aeróbico

Danza del vientre

El uso de tampones vaginales para proteger la musculatura perineal os puede ayudar a evitar lesiones del suelo pélvico durante la practica del ejercicio

Si este artículo te parece interesante, no olvides compartirlo!

 

Un poco de ciencia:

Coleman et al. Intra-abdominal pressure during Pilates: unlikely to cause pelvic floor harm. International Urogynecology Journal (Impact Factor: 1.96). 02/2015; 26(8). DOI: 10.1007/s00192-015-2638-4

 

 

masculino_01

 

Es preciso comenzar por una breve introducción acerca de qué es el suelo pélvico en los hombres. Se trata del conjunto de músculos de la pelvis que sostiene en su posición correcta los órganos reproductivos y, por consiguiente, el sistema digestivo.

 

Cada vez es más conocido que los hombres también deben tener en cuenta el cuidado del suelo pélvico. Para llevar un óptimo cuidado de nuestro cuerpo, son esenciales los ejercicios de estimulación y relajación para entrenar los músculos pélvicos. Ya sea para frenar futuros problemas de disfunción eréctil o impotencia sexual, son cada vez más los profesionales que recomiendan utilizar métodos como los dispositivos de vacío. Sin embargo, la creciente investigación de estos casos ha llevado a la concreción y recomendación de ejercicios que se pueden realizar en casa y son efectivos para el entrenamiento de nuestro suelo pélvico.

 

 

Por ello, te proponemos algunos consejos para conocer qué tratamientos caseros puedes seguir para practicar con la comodidad de estar en nuestro hogar.

 

 

Un ejercicio de kegel es la herramienta básica para empezar a ejercitar nuestra zona pélvica está basado en dos acciones complementarias básicas: apretar y contraer los músculos. Primero apretamos la zona que rodea el conducto urinario (uretra). Aguantamos durante 10 segundos, y liberamos la presión ejercida para relajar la zona muscular durante unos 5 segundos. Tras la pausa, repetiremos la misma secuencia al menos 10-15 ejercicios. Consulta más información sobre este ejercicio en nuestro anterior post. Para realizar un entrenamiento de kegel solo necesitamos relajarnos sobre una superficie lisa, como una colchoneta de yoga o pilates. También puede ser útil recurrir a cojines que mejoren nuestra estabilidad del tren inferior, como el cojín Dynair.

 

 

2º  Mejora tu alimentación para evitar la retención de líquidos. Aprovechar la rica dieta mediterránea puede ser muy útil para incluir alimentos diuréticos en nuestra rutina diaria. Con ello, mejoramos nuestra circulación urinaria a la hora de realizar ejercicios de kegel.

 

-La sandía es un gran aliado entre horas o en ayunas, ya que más del 90% de su peso es agua, y además solo aporta 20 calorías por cada 100 gramos.

 

-El pomelo es una fruta excelente para evitar la retención de líquidos y para aquellos que quieren depurar su organismo de una forma cómoda y sencilla.

 

-La cebolla elimina los excesos de líquido en nuestro organismo y se puede incluir en una amplia variedad de los platos que podamos preparar en casa: ensaladas, cremas de verdura, caldos, etc.

 

post3

 

 

3º El deporte debe ser nuestro fiel compañero a la hora fortalecer nuestra vida saludable. Además del los ejercicios de kegel, es recomendable llevar a cabo ejercicios que refuercen el core (músculos de nuestra parte central). También conocidos como ‘ejercicios estabilizadores’, son esenciales para aumentar nuestra resistencia en la zona de la columna vertebral, la pelvis y la cintura escapular.

 

 

-La conocida como ‘plancha vertical’ consiste en ejercer presión sobre nuestros abdominales mediante un ejercicio de bloqueo. Se trata de colocarnos en una posición parecida a la del entrenamiento de flexiones, pero sosteniendo nuestro peso sobre los codos. Con ello, lograremos crear una posición cómoda y paralela al suelo, con el fin de no resentir nuestra espalda. De esta forma, conseguimos fortalecer los músculos transversos sin ejercer hiperpresión. Para comenzar con este ejercicio, podemos realizar secuencias de 20 segundos de resistencia y 2 repeticiones.

 

plancha vertical

 

 

  1. Además…

-Como venimos informando en nuestros últimos posts, la constancia hará que domines todas estas técnicas. Empieza por la planificación de una rutina diaria o semanal, en la que puedas incluir una dieta saludable con algunos de los alimentos mencionados más arriba.

 

-Todas estas recomendaciones deben tratarse bajo la supervisión de un profesional especializado. Con ello, lograremos:

 

· Obtener un diagnóstico óptimo ante un problema o ejercicio mal realizado

· Que pueda asesorarnos con información y ejercicios idóneos para nuestra salud.

 

-Respeta el descanso entre series a la hora de realizar los ejercicios. Esto da a los músculos tiempo para recuperarse antes de la próxima repetición.

 

-Duerme las horas necesarias por la noche. Con ello, lograremos mantener la energía durante el día y podremos dedicar esos minutos al fortalecimiento del suelo pélvico.

 

 

 

Los beneficios del cuidado del suelo pélvico son muy numerosos y te pueden ayudar a solucionar problemas en un futuro

 

¿Quieres descubrir qué ganas cuidándote?

iStock_000053540334_XXXLarge

Desde la adolescencia

Cuesta muy poco empezar a cuidarse desde que la menstruación llega a tu vida. ¿Sabías que la higiene y el cuidado durante la regla te ayuda a evitar infecciones como la cistitis? Se ha demostrado que a largo plazo las infecciones pueden generar problemas de incontinencia urinaria si se producen de manera repetida.

 

¿Qué puedes hacer?

 

– Mejorar tus hábitos de higiene

– Cuidado en el manejo de la menstruación; ¡vamos a romper tabúes! El uso de la copa menstrual o abandonar el uso diario de salvaslips, no sólo es más económico a largo plazo, sino que además te permite respetar el pH de tu vagina al permitir que la piel transpire.

 

Recuerda que la tuya es una generación de cambio frente a estos problemas; ¡atrévete a cambiar! El primer paso es aprender sobre tu cuerpo, es una inversión de futuro.

 

Desde los 25-35

¿Practicas deportes de impacto como running, volley, padel o crossfitt?

 

Este tipo de actividades acaban deteriorando la musculatura de tu suelo pélvico y la debilitan. Por eso, hay que protegerla y mantener la zona fortalecida. Aprende cómo.

Si además estas pensando en quedarte embarazada, tienes que tener en cuenta que tu musculatura se resentirá. Pero no te preocupes, puedes estar preparada. No se trata de que ésta esté muy fuerte, sino de que sea capaz de contraerse y relajarse correctamente.

 

Desde la maternidad

La maternidad es una etapa en la que tienes muchas posibilidades de que tu suelo pélvico se resienta: además de poder tener desgarros o episiotomía, se ha demostrado que tras el parto (ya sea vaginal o por cesárea) puede debilitarse y aumentar la predisposición a pérdidas de orina o prolapsos.

Es necesario trabajar este aspecto desde antes de quedarte embarazada, durante el embarazo y en la etapa de postparto.

 

Durante el embarazo es muy importante elastificar la musculatura y fortalecer otras zonas como el abdomen o los glúteos. Para eso, lo recomendable es:

 

– Realizar el masaje perineal ya que se ha demostrado que desde la semana 37 disminuye los riesgos de lesión en el parto.

– Ejercitar la musculatura con aparatos de biofeedback, como Epino.

 

En el postparto. Una vez pasado el puerperio, es importante recuperar cuanto antes la fuerza y el tono muscular del suelo pélvico. El uso de bolas chinas, realizar ejercicios de Kegel y hacer otras actividades como hipopresivos ayudan en la recuperación.

 

Desde la menopausia

 

 

¿Sabías que 1 de cada 3 mujeres mayores de 65 años padecen incontinencia?

 

La menopausia es una etapa de cambios hormonales que debilitan la musculatura, aumenta la posibilidad de sufrir sequedad vaginal, etc. Es difícil mantener una musculatura que se ha ido lesionado con el paso del tiempo y los posibles embarazos.

Pero los problemas de incontinencia no son, en absoluto, algo que viene obligatoriamente con los años. Está en tu mano poder disfrutar de una vida activa y el primer paso es tomar el control de tu musculatura. El uso de ejercitadores, masajeadores o lubricantes al agua te pueden ayudar a recuperar la sensibilidad en la zona.

Cada vez hay más formas de mantener el ritmo, además de las ayudas para fortalecer el suelo pélvico hay dispositivos que te permiten mantener una vida activa y evitar las pérdidas de orina.

 

Y ahora, ¿te unes al cuidado del suelo pélvico?

foto-hipopresivo

 

Seguramente habrás oído hablar que la Gimnasia Abdominal Hipopresiva puede ser especialmente útil durante el posptarto. ¿Sabes porque?

 

Sobre este tema nos responde a una serie de puntos clave Irene Fernández, fisioterapeuta fundadora junto con Kasia Tuominen del centro FisioFit Woman, la cual dedica su trabajo en  conseguir que mejore la calidad de vida de las mujeres durante su embarazo y postparto, y en formar a otros profesionales para este mismo propósito. .

 

Ella trabajó con Marcel Caufriez, trabajando como traductora y como profesora de su escuela de formación Método Hipopresivo Marcel Caufriez.

 

Irene, ¿Por qué es importante un trabajo abdominal hipopresivo y/o depresivo en la etapa del postparto?

 

La etapa postparto es una etapa de muchos cambios y adaptaciones.  Tras la gestación, el cuerpo necesita un tiempo para restablecer los niveles hormonales previos a la gestación. Hormonas como la relaxina han sido las responsables de modificar la “dureza/rigidez” del tejido conjuntivo, permitiendo al cuerpo de la mujer adaptarse al crecimiento de su bebé y darle paso por el canal del parto.

 

Tras el nacimiento es importante que los tejidos reciban la fuerza y la tensión necesarios para generar una correcta síntesis de colágeno. Si esto es así, las estructuras implicadas en la estabilización corporal por ejemplo, el suelo pélvico, la faja abdominal, la musculatura profunda lumbar, etc, pueden actuar de manera eficiente y regenerarse.

 

Dicho de otro modo, el trabajo abdominal hipopresivo y/o depresivo en la etapa del postparto asegura que la tracción que reciben las estructuras sea la correcta y evita lesiones del tejido conjuntivo que pueden transformarse en patologías o disfunciones futuras.

 

 

¿Cual es la mayor ventaja de la GAH frente a los abdominales convencionales, sobretodo en la etapa del postparto? 

 

Permíteme que haga un paréntesis. Ante un esfuerzo, se produce en la cavidad abdominal una variación de presión. Esta variación se denomina hiperpresión. La cavidad abdominal es una estructura estanca, sin fugas. Si medimos la variación de presión en cualquier punto del espacio manométrico abdominal la presión será idéntica al valor absoluto.

 

El trabajo abdominal hipopresivo y el trabajo depresivo tienen como finalidad no aumentar la presión intraabdominal aunque en los ejercicios depresivos la presión siga siendo positiva.

 

¿En qué se traduce todo esto? En evitar la aparición de posibles lesiones y algo más importante aún, en recuperar el tono y los patrones de sinergia muscular fisiológicos, importantísimo en el postparto.

 

Aunque la fuerza en el suelo pélvico y en la faja abdominal debe existir, esta no es su principal función. Son grupos musculares preparados para trabajar sin cansarse, sin claudicar. Son músculos que podemos clasificar de tono.  La GAH permite aumentar el tono muscular del suelo pélvico y de la faja abdominal.

 

Un buen tono asegura una postura correcta, evita la aparición de posibles prolapsos, incontinencia, dolor lumbar…

 

Es más, hay un estudio realizado por Caufriez et al. (2007) que demuestra que el trabajo abdominal convencional en el postparto hace disminuir el índice de rígidez del tejido conjuntivo y una disminución del tono muscular.

 

foto-hipopresivo

 

¿Para los casos de diástasis abdominal puede ser útil? ¿Y en los casos en los que no se ha producido diástasis?

 

Victoria, me parece una brillante pregunta y debo decirte que es un tema que ahora misma me tiene muy ocupada buscando la respuesta, sobretodo para dar información de calidad en nuestros cursos de Actividad Física y Salud en el postparto que realizamos en FisioFit Woman

 

Empecemos por ciencia. Hasta el momento se encuentran autores que dicen que sí, otros que no y otros que no hay una evidencia significativa; Otro aspecto que parece que está teniendo más importancia que diástasis sí o diástasis no, es el tono de la misma y, la capacidad de las estructuras musculares para proteger a la linea alba.

 

Mi experiencia clínica. He conseguido muy buenos resultados con la GAH en casos de diástasis. Realmente ahora estoy intentando entender el porqué de aquellos en los que no funciona. La solución parece que la voy encontrando… Según Fernandes da Mota et al. (2015), el 100% de las mujeres al final de la gestación presentan diástasis. Podemos decir que la diástasis es fisiológica lo que debemos evitar en el embarazo es que se dé de forma excesiva. El pasado mes de junio tratamos este tema en el blog de FisioFit Woman. Un consejo, una recuperación postparto ideal, la prevención.

 

 

Pasado el postparto, ¿sigue siendo recomendable continuar realizando GAH, incluso fuera de un centro y/o de forma individual (sin estar guíada la mujer por un profesional)? 

 

El embarazo y el parto son factores que predisponen a disfunciones en el suelo pélvico de la mujer. Una vez se da por finalizada la etapa post parto, si la mujer desea hacer actividad física es recomendable que la complemente con GAH sobretodo si decide practicar deporte de impacto, correr, saltar, levantar pesas…

 

Son muchas las publicaciones que aseguran que este tipo de actividad es un factor que puede predisponer a lesiones del tejido de sostén y causar entre otros prolapsos pélvicos.

 

Mi recomendación, la vida es hiperpresiva y el deporte es hiperpresivo, utiliza la GAH para minimizar al máximo este efecto y mejor acompañado de un profesional cualificado que guiará y supervisará la correcta ejecución de la técnica.

 

 

¿Podrías hacer algún tipo de recomendación sobre las personas que podrían beneficiarse con esta técnica?

 

Como he comentado antes, la vida y el deporte son hiperpresivos. Está hiperpresión si no está bien gestionada puede ser causa de múltiples disfunciones que pueden afectar tanto a hombres como a mujeres, dolor lumbar, hernias, prolapsos pélvicos, incontinencias…

 

Me atrevo a decir que es una técnica beneficiosa para todas las personas tanto en la prevención como en el tratamiento de lesiones y más aún si se practica deporte, diría que obligatoria en la recuperación y tonificación postparto. Y además, aporta beneficios estéticos a el abdomen que no se deben obviar.

 

¿Hay algún caso donde no recomendaras este tipo de técnica a alguna mujer, o que tuviera que tener precaución?

 

La GAH tiene una carga neurovegetativa importante y de ahí se definen sus contraindicaciones absolutas. No debe practicarse durante el embarazo, ni en casos hipertensión.

 

Muchísimas gracias Victoria, un placer poder colaborar con Salud Pélvica y poder participar en esta iniciativa de divulgación como es vuestro blog. ¡Felicidades por el trabajo!
Irene Fernández Centellas
Fisioterapeuta y Psiconeuroinmunóloga
Especializada en uro-ginecológia, obstetricia y fisiosexologia
Directora de Fisiofit Woman www.fisiofitwoman.com una empresa pionera en la formación para profesionales de la salud y del ejercicio físico en el embarazo y el postparto.

Consigue GRATIS nuestra Guía de cuidado del suelo Pélvico

Condiciones generales


Bienvenido a Salud Pélvica. En esta web se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, aceptas el uso de dichas cookies. Más información en la política de cookies.