Cirugía vaginal: conoce sus riesgos

conoce los inconvenientes de la cirugia vaginal

 

Como informaba Héctor G. Barnés en el Confidencial, en este verano 2017 se ha publicado el informe sobre los riesgos que tiene la cirugía vaginal consistente en la aplicación de la malla vaginal, el cual llevaba elaborándose recopilando información desde hacía 2 años.

 

El documento, redactado por la Sociedad británica de uroginecología  y los elaboradores de las Guías NICE (de referencia sobre protocolos de actuación de excelencia) , entre otros, habla sobre los inconvenientes que tiene la malla vaginal (introducción de un implante de polipropileno).

 

No obstante, se ha elaborado este documento recopilatorio porque no es el primer informe que se hacía al respecto: ya en 2008 en EEUU se hacía patente la controversia frente a las mallas vaginales por constatarse a la FDA 1000 casos de complicaciones y secuelas.

 

De hecho, se ha elaborado este informe tras constatar que las mujeres no contaban con la suficiente información sobre las complicaciones. Para ellas era un método rápido para solucionar su problema y hacer un “rejuvenecimiento de su vagina” sin llegar a tener que hospitalizarse.

 

 

Aplicaciones de la cirugía vaginal

 

La cirugía vaginal suele realizarse para tratamientos frente a problemas como incontinencia o ante prolapsos pélvicos, los cuales suelen sufrirse tras la maternidad por debilidad de los músculos del suelo pélvico (aunque pueden haber otras causas, como la práctica reiterada de deportes de impacto o tras otras intervenciones quirúrgicas como histerectomía).

 

La intervención de malla vaginal se ha ido desarrollando y perfeccionando en los últimos años, ganando adeptos porque es interpretada como un “método fácil, rápido y sencillo de recuperarse ante las pérdidas de orina o los prolapsos”. En el fondo, el planteamiento no es incorrecto, ya que en gran número de casos se ven los resultados de inmediato (sin tener que permanecer hospitalizada varios días para la recuperación).

 

Pero lo que genera controversia es que se plantee como primera opción/solución terapéutica, olvidando las complicaciones y que existan alternativas menos cruentas.

Cirugía vaginal: conoce sus riesgos

 

Aunque en muchos casos la cirugía vaginal se desarrolla correctamente y sin complicaciones, hay que tener en cuenta que sigue siendo una operación quirúrgica y, como tal, puede tener complicaciones y secuelas (no por ser realizada rápidamente no tiene complicaciones postquirurgícas).

 

Algunas de las complicaciones son:

 

Dolores crónicos: Se han registrado como efectos secundarios a la cirugía vaginal problemas como dolores crónicos.

Solamente en el primer semestre de 2017 se registraron en Inglaterra 800 casos de denuncias de mujeres intervenidas con malla vaginal con esta secuela, siendo aproximadamente 1 de cada 11 de las mujeres operadas.

 

Alteración de la función sexual:  A causa del dolor crónico, muchas de las mujeres comentaban problemas en las relaciones sexuales, cursando incluso con sangrado. De hecho, tras la aplicación de la malla vaginal para ellas es díficil volver a tener relaciones con sus parejas.

 

 

Otras secuelas frecuentes de las mallas vaginales son:

-Infección vaginal

-Problemas urinarios

-Perforación de un órgano

-Erosión de la malla vaginal a través de la vagina.

La cirugía vaginal no se propone como primera opción de tratamiento

 

Cuando se habla a nivel médico de opciones de tratamiento, en ningún tipo de patología suele ser la cirugía la primera opción terapéutica, y más aún en este caso en el cual se constatan tantas complicaciones.

 

La realidad es que la cirugía (hablando en general, no solo a nivel vaginal) suele usarse en casos en que no funcionan otros tratamientos como pueden ser los preventivos (hábitos saludables, ejercicio,…) u otros paliativos pero menos invasivos (como es la fisioterapia o, en segundo lugar tratamientos como la medicación).

 

Lo que ocurre es que en el caso de la cirugía vaginal se ha extendido rápidamente su aplicación por el desconocimiento de las complicaciones y la falta de implicación para la prevención de esas secuelas tan comunes como es la incontinencia o los prolapsos (hasta ahora, muchas mujeres los aceptaban como “típicos de la vejez” quedando resignadas a usar compresas de por vida o, incluso, a no tener relaciones sexuales por los prolapsos avanzados).

 

De hecho, la polémica comenzó cuando varias mujeres operadas de cirugía vaginal en Inglaterra rompió tabúes y contó su experiencia.

 

Una de ellas fue la periodista Kath Sansom, la cual, tras 10 semanas de su intervención de malla vaginal empezó a notar síntomas.

 

Según relata en la web creada para concienciar “Sling the Mesh“, notaba dolor en piernas y pies y sensación de quemazón en sus genitales “como si alguien hubiese echado un bote de chili dentro”.

 

La web trata de concienciar sobre cómo los derechos de la mujer se ponen en compromiso en esta “simple operación”, tal y como se vende, ya que no se explican con claridad a las pacientes sin explicar correctamente los efectos secundarios y que muchas mujeres sufren en silencio las consecuencias por ser un tema íntimo para ellas.

 

Aún más pólemicas son las declaraciónes en el macrojuicio que se lleva a cabo en Australia contra un modelo concreto de mallas vaginales: En él, han habido varias declaraciones de pacientes operadas que sufrieron inposibilidad para volver a tener relaciones sexuales via vaginal.

 

Como la malla no puede ser retirada tras ser introducida, la “opción terápeutica” que recibieron varias de estas mujeres ante el dolor por parte de algún médico fue que tuvieran relaciones sexuales anales en sustitución de las vaginales.

 

 

En este vídeo puedes ver en animación información sobre la citada polémica:

“Si te duele, ten sexo anal”: el escándalo de las mallas vaginales.

Publicado por PlayGround en Miércoles, 30 de agosto de 2017

 

Alternativas terapéuticas a la cirugía vaginal

 

Prevén el problema: ¡anticípate!

 

Tal y como se comentaba anteriormente, para cualquier patología se trata siempre de evitar que se produzca.

 

Teniendo en cuenta que los casos de lesión de suelo pélvico con consecuencias como la incontinencia y el prolapso están presentes en 1 da cada 3 mujeres, es importante concienciarse e implicarse para evitar lesiones.

 

Además, actualmente se conocen los factores grandes factores predisponentes a sufrir estas lesiones, como son ante todo:

La maternidad: tanto el embarazo como el parto vaginal influyen negativamente en este problema, dando lugar casi la mitad de los partos vaginales a largo plazo a problemas de suelo pélvico.

Los deportes de impacto: practicar con frecuencia ejercicios aeróbicos como running u otros como hacer pesas/crossfit pueden afectar negativamente a nuestra musculatura perineal.

 

Por eso la clave está en que se produzca un cambio de mentalidad generacional: si nuestras madres dejaban el tema pasar y recurrían a las compresas y sufrir en silencio, las nuevas generaciones pueden evitar este problema que afecta tanto a la calidad de vida.

 

Algunas medidas preventivas son: 

 

1. En todos los casos en los cuales exista riesgo, evitar la debilidad muscular es importante (a través de ejercicios de Kegel y ayudándose con otras técnicas).

 

2.También conviene cuidar los hábitos que puedan perjudicar o someter a esfuerzos la musculatura, como puede ser  evitar el estreñimiento, hidratarse correctamente,….

 

3. Además, según el proceso predisponente, también se puede actuar sobre él:

 

-En la maternidad: ya en la fase del embarazo puedes acudir a un centro especializado preparto y hacer ejercicios enfocados a evitar lesiones (algunas disciplinas útiles pueden ser Pilates o el metodo 5p) además de tracticar el masaje perineal,…

 

Tras dar a luz, aunque no se tengan secuelas conviene “darle un empujón” al proceso de recuperación. Para ello puede ser útil realizar ejercicios seguros para tu suelo pélvico, como son la gimnasia abdominal hipopresiva.

 

Si además has sufrido alguna secuela, ponte cuanto antes en tratamiento para evitar que se prolongue. Piensa que una episiotomía mal curada, por ejemplo, puede crear adherencias cicatriciales. Incluso tener hemorroides en el postparto puede provocar que durante varios meses hagas ·esfuerzos innecesarios” en el aseo, perjudicando a tu perine.

 

-Si se practican deportes de impacto, puede ser recomendable compensar no solo con los ejercicios perineales, sino tratar de proteger la zona (un ejemplo sería el uso de un cinturón pélvico que estabilice la pelvis cuando se practica running).

 

2º Cuando comienzan los primeros problemas de suelo pélvico iniciar un tratamiento.

 

Si bien se han realizado muchas intervenciones de malla vaginal, cada día más especialistas están concienciados de que es una medida drástica no exenta de riesgo, por lo que se están creando cada vez más unidades de suelo pélvico en hospitales, para poder evitar que esas “pequeñas pérdidas de orina” no evolucionen en debilidades más importantes.

 

La dra Berman (uróloga estadounidense de gran reconocimiento en su país) hace hincapié en que la cirugía de malla vaginal debe ser la última opción y que antes viene la fisioterapia de suelo pélvico combinada con los ejercicios en casa.

 

Si hasta ahora no se había extendido tanto su uso era por diversos factores. Algunos de ellos eran que las mujeres desconocían que sean problemas que puedan mejorar con el ejercicio (pensaban que era a causa del envejecimiento normal), o ,para otras, no era tan sencillo acudir a un centro especializado (algo que, afortunadamente, en los últimos 10 años ha cambiado).

 

Además de ello, muchas mujeres buscan soluciones “rápidas y sencillas” (sin tener que estar haciendo gimnasia ni acudir a un centro, hablar abiertamente de su problema,…), cuando ya se ha visto que puede ser rápido pero no exento de complicaciones. La gran ventaja es que en los últimos años también han salido nuevas ayudas para ejercitar el suelo pélvico que hacen que el ejercicio sea más sencilla (tanto de integrar para saber hacerlo correctamente, como para evitar volverse perezosa y abandonar antes de tiempo).

 

 

3º Cuando ya está avanzado el problema…también sigue siendo clave la fisioterapia

 

Incluso en casos de prolapsos, también la paciente puede beneficiarse de la fisioterapia. Si bien es cierto que no se puede hablar de que se reduzca el problema, si puede evitar que evolucione y no tener que recurrir a la  malla vaginal (o retrassaqr, al menos, la operación).

 

Además, en los últimos años también han salido al mercado nuevos pesarios o dispositivos urinarios que permiten que mejore la calidad de vida y autonomía de la mujer considerablemente.

 

 

Evidencias

 

Documento complicaciones tras cirugía

 

Joanne R Morling. Adverse events after first, single, mesh and non-mesh surgical procedures for stress urinary incontinence and pelvic organ prolapse in Scotland, 1997–2016: a population-based cohort study

 

 

¡Si te ha gustado este vídeo compártelo!

 

Entra en la tienda para conocer las ayudas

 

Algunos productos relacionados con el suelo pélvico:

elvie con limpiador
producto-saludpelvica

ELVIE

Oferta: recibe ahora Elvie+ 1 limpiador de accesorios íntimos ¿Quieres realizar ejercicios de suelo …
199,00
Añadir al carrito Añadir al carrito
 
pesario dr arabin
producto-saludpelvica

PESARIO DR ARABIN

¿Tienes prolapso vaginal o de útero? El pesario Dr Arabin con forma cúbica y perforado, …
49,95
Seleccionar opciones Añadir al carrito
¡Oferta!
producto-saludpelvica

LASELLE RUTINA DE EJERCICIOS KEGEL

¿Quieres proteger tu suelo pélvico? Los ejercitadores de Kegel Laselle pueden ayudarte a: -Prevenir …
36,95 31,20
Añadir al carrito Añadir al carrito
 
¡Oferta!
producto-saludpelvica

KEGELSMART EJERCITADOR DEL SUELO PÉLVICO

¿Te cuesta contraer y percibir la contracción del suelo pélvico? KegelSmart te ayudará de …
79,95 59,99
Añadir al carrito Añadir al carrito

Consigue GRATIS nuestra Guía de cuidado del suelo Pélvico

Condiciones generales

Deja un comentario


Bienvenido a Salud Pélvica. En esta web se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, aceptas el uso de dichas cookies. Más información en la política de cookies.