4 TIPS PARA CUIDAR EL SUELO PELVICO ESTE AÑO

guia-suelo-pelvico

¿Vas a ser máma este año? ¿Lo has sido ya? Seguramente este año tienes muchos propósitos por cumplir y el principal es cuidar de tu retoño.Pero, ¿Entrenar tu suelo pélvico es uno de tus objetivos para el 2015?

Está genial que te preocupes de tu prole, pero también tu objetivo para este año debe incluir cuidarte a ti misma.

Y cuando te hablo de cuidarte no sólo me refiero a evitar coger peso en el embarazo o perder los kilitos que ya cogiste (este último propósito también es mio para este año aunque me temo que también lo era el pasado 2014).

Es posible también que haga tanto tiempo que fuiste madre que ya tus hijos están haciendo sus vidas por su cuenta: estupendo, es el momento ideal para dedicarte más en tu cuerpo (cuidarlo por fuera pero por dentro también ;).

Me refiero a estar bien por fuera y poder sentirte a gusto contigo misma pero al mismo tiempo poder cuidarte desde dentro para ganar confianza y autoestima.

Porque llegar a conocer y tener el control de tu cuerpo te hará poderosa (si, no exagero: ¿que mayor poder hay que el no estar supeditada a nada?).

Puede ser que haces repaso de la lista y piensas que entre tus planes no entre el cuidarte por dentro sino sólo por fuera, ¿correcto? Pues te enumero a continuación motivos por los que debes incluir tu suelo pélvico en la lista del 2015:

PORQUE TRABAJAR TU SUELO PÉLVICO

1. Conocerte mejor. Parece mentira que en los tiempos que corren existan tantos tabúes: falla la información sobre sexualidad, conocimiento de nuestro cuerpo, las distintas fases por las que pasamos en nuestra vida (la primera menstruación, climaterio,…).

2. Controlar tu cuerpo. Cuando ya hemos pasado el primer embarazo y parto aumenta la probabilidad de tener “escapes” de orina (y no sólo orina).

No pretendo preocuparte, pero lo cierto es que un inicio de incontinencia por esfuerzo es sólo la punta del iceberg: puede complicarse en una mixta, que hayan prolapsos de diversa evolución,…

3. Si estás embarazada. Prevén desgarros, episiotomías, y garantiza un parto más satisfatorio para tí y para tu bebé.

4. Si acabas de ser mamá. Recupérate antes, para controlar tu cuerpo y evitar los problemas citados en el punto 2.

5. Mejora tus relaciones sexuales. Este último punto está enlazado con el primer punto: al conocer mejor tu cuerpo y controlarlo consigues disfrutar más de tus relaciones.

Además, si fortaleces la musculatura débil consigues percibir más. Y justo lo contrario: si relajas músculos tensos también tus relaciones serán más placenteras y evitarás dolor pélvico.

 

TIPS PARA CONSEGUIRLO

1. Centráte en el tema en cuestión.

Cuando te concentras en un problema determinado es más sencillo alcanzar tu objetivo porque los esfuerzos y las energías no se diluyen. En el entrenamiento del suelo pélvico no sólo es importante fortalecer de forma aislada los músculos perineales, sino que influyen más cosas.

Pero piensa que es mejor concentrarse en un trabajo focalizado a una zona que estar pensando en todo. Si un día te fijas la meta de fortalecer la zona abdomino-pélvica pues dedicate a ello para no descentrarte y hacerlo lo mejor posible.

Deja para otro momento el trabajo de la postura,… Eso no significa que no debas trabajar todo tu cuerpo en global, pero si te ayudará sobre todo al inicio del entrenamiento en controlar mejor esa zona.

Algunos puntos claves a tratar son:

– Ejercicios perineales (como los de Kegel).

– Cuidado de la zona abdominal y espalda.

– Cuidado de tu postura

– Trabajo para tener la musculatura relajada: estiramientos, masaje perineal,…

– Evitar el dolor: aplicación de calor,…

– Cuida tu alimentación e hidratación.

-Controlar tus hábitos de micción (uso del calendario miccional,…).

– Evita coger peso. Quizás este punto ya formaba parte de tu lista para el 2015, ¿no?

 

2. Empieza por el principio.

Si no sabes por donde comenzar puedes hacerlo descargando la Guía Básica para el cuidado del Suelo Pélvico para saber cuales son los pasos iniciales. La consigues al suscribirte a la newsletter del blog.

3. Haz un plan

Ponte pequeñas metas alcanzables. Tal y como hablamos en el primer punto, si vas cuidando tu suelo pélvico en el día a día y das pequeños pasos, esos logros te estimularán para continuar.

 

Un ejemplo: Proponte una semana controlar que tomas la cantidad idónea de agua y controla tus visitas al aseo mediante un calendario miccional.

Cuando hayas mejorado ese punto en otra semana puedes centrarte en potenciar el ejercicio pélvico, apuntarte a clases específicas (como pilates guiadas por un profesional sanitario, hipopresivos,…).

Al final seguro que podrás con todo y con mucho más, pero es mejor que empieces punto por punto y veas tus pequeños logros.

En el blog encontrarás imprimibles que te ayudarán a seguir tu plan y no abandonarlo.

4. Motivate.

Si estás embarazada lee revistas como Embarazo sano, y si no lo estás sobre salud y acondicionamiento físico en general. Un ejemplo sería Saber vivir.

Puede que no sean especificas sobre el tema y quizás encuentres algunas un poco tribiales, pero te ayudarán a motivarte. La salud no tiene por que ser aburrida!

revista saber vivir

 

También puedes seguir blogs específicos sobre el tema como Salud pélvica. Piensa que recibir periódicamente información te puede estimular para no tirar la toalla antes de tiempo.

También puedes encontrar más motivación:

– Haciendo ejercicio con amigas. Sal a andar, charla, evadete un rato y sal de tu rutina. Incluso si tienes un bebé sal y dejalo 20 minutos con su padre, si no es posible pues llevalo contigo en su silla.

-Lee libros. Libros como El periné femenino y el parto de Blandine Calais te pueden ayudar para entender mejor el suelo pélvico sin que sean complicados de entender aun sin conocimientos previos.

– Entra en redes sociales: busca comunidades con tu situación similar o busca inspiración. ¿Conoces Pinterest? yo estoy enganchada porque tiene mucho contenido visual que te apoya.

¿Piensas ahora incluir tu salud pélvica en tu lista de propósitos para el 2015?

Si es así espero que este post te haya sido de utilidad

Consigue GRATIS nuestra Guía de cuidado del suelo Pélvico

Condiciones generales

Deja un comentario


Bienvenido a Salud Pélvica. En esta web se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, aceptas el uso de dichas cookies. Más información en la política de cookies.