Obesidad, suelo pélvico e incontinencia

obesidad-incontinencia-suelo-pelvico

 

Todos sabemos que el sobrepeso llega a ser no sólo un problema estético, si no también un problema de salud. Y este problema se da a distintos niveles: cardiovascular, sobrecarga para las articulaciones de los miembros inferiores,… y también para nuestro suelo pélvico.

 

Y es que la obesidad es un gran factor de riesgo para padecer incontinencia urinaria, tanto en mujeres como en hombres, lo confirma el Dr. Ramón Usandizaga, coordinador de la Unidad de Suelo Pélvico del Hospital La Paz.

 

Al igual que ocurre durante el embarazo, cuando hay un problema de sobrepeso el suelo pélvico sufre una sobrecarga que hace que se favorezca que ceda ante esfuerzos como toser, estornudar,…,

 

Al fin y al cabo son músculos, los cuales, si están débiles no son capaces de soportar esfuerzos cuando deben estar haciendo la función de sostén de vísceras que pesan más de lo debido.

 

Actualmente, el problema de exceso de peso está en aumento en España. De hecho, un 24,9% de las mujeres tienen sobrepeso, siendo un 12,4% obesas.

 

 

¿QUÉ SE CONSIDERA NORMAL?

 

Lo ideal sería tener in indice de masa corporal (IMC) de 18,5 a 25.

 

Los estudios epidemiológicos dicen que, si bien el sobrepeso es un factor de riesgo importante para la incontinencia urinaria, cuanto más se asciende de IMC más probabilidad hay de sufrir este problema:  “con cada incremento de 5 unidades en el índice de masa corporal hay un  aumento de aproximadamente 20% – 70% en el riesgo de incontinencia urinaria”.

 

Además, si se mantiene este sobrepeso, a largo plazo también aumenta la probabilidad: “Las probabilidades sufrir incontinencia urinaria a los 5-10 años se incrementa entre un 30% y un 60% por cada aumento de 5 unidades en el índice de masa corporal mantenidos a largo plazo”.

 

Normalmente, los problemas de incontinencia urinaria por obesidad están asociados a debilidad, dando lugar a incontinencia de esfuerzo y mixta (rara vez de urgencia o vejiga hiperactiva).

 

En resumen: Si sufres un problema de sobrepeso y comienzas a tener “fugas de orina ante esfuerzos”, es recomendable que trates de solucionar el problema antes de que se agrave.

 

 

Estudios de pérdida de peso indicaron que la pérdida de peso quirúrgica y no quirúrgica condujo a mejoras significativas en los síntomas de incontinencia urinaria.

 

 

SOLUCIONES A UN PROBLEMA DE INCONTINENCIA POR OBESIDAD

 

En el caso de padecer obesidad, obviamente si reduces el peso experimentarás una reducción de los problemas de incontinencia generados.

 

De hecho, aunque el tratamiento idóneo sea el conservador: hacer ejercicios, perder peso con una alimentación equilibrada,…también hay que decir que esta misma semana pasada se ha comprobado, mediante estudio, que el hecho de perder peso de forma quirúrgica también ha demostrado que reducía el efecto de la disminución de la incontinencia.

 

En el estudio, se constata que la cirugía bariátrica supone una mejoría en los síntomas de incontinencia en casi 2500 pacientes observados, durante los tres años siguientes a la operación.

 

 

¿LA SOLUCIÓN ES OPERARSE?

 

En realidad no: el estudio confirma que la pérdida de peso ayudó a disminuir los síntomas, pero también se vio que la mejoría se produjo sobretodo el primer año tras la operación, recuperando algo de sintomatología los años siguientes, debido en parte a que muchas de las personas intervenidas pasado un plazo recuperan algo de peso. 

 

Este dato lo confirmo yo misma, desde mi visión subjetiva sobre este tipo de operaciones: de los dos conocidos que he visto que se sometían a esta intervención, ambos en menos de 5 años habían recuperado bastante peso (aunque aún no tienen el problema de sobrepeso anterior).

 

¿El motivo? No han cambiado sus hábitos de vida: ambos ni hacen ejercicio, ni llevan una alimentación saludable,…

 

De hecho, entre las conclusiones del estudio confirman que la primera opción siempre es el tratamiento conservador y no la cirugía: una operación de este tipo sólo está indicada en determinadas personas que no han podido perder peso mediante dieta y ejercicio.

 

Pero lo que si confirma el estudio es que una de las claves es realizar la pérdida de peso para conseguir los beneficios.

 

 

QUE PUEDES HACER SI SUFRES SOBREPESO E INCONTINENCIA

 

1º Lo primero: Ponte en manos de un nutricionista, acude incluso a un endocrino si ya has estado haciendo dietas y no has tenido los resultados adecuados, podría descarta otros problemas ocultos.

 

No se trata de que hagas ninguna locura de dejar de comer, si no que comas adecuadamente. Las mujeres tenemos además más predisposición tanto al sobrepeso como a la debilidad muscular en 2 momentos de nuestra vida:

 

Tras la maternidad: Es posible que estés aún con la lactancia, así que es mejor que te asesores.

 

Al inicio de la menopausia: Los cambios hormonales que sufre tu cuerpo ni ayudan a la debilidad muscular ni al sobrepeso. Es posible que lo que antes no te engordara ahora si.

 

2º Realiza actividad física:

 

– Dentro de los ejercicios, trata que sean “saludables para tu suelo pélvico“.

 

El ejercicio no sólo te puede ayudar a perder peso por quemar calorías: también te puede ayudar a eliminar otros problemas como la ansiedad, los cuales no te ayudan de cara a “acudir a la nevera”.

 

Algunos de los ejercicios amigos del suelo pélvico son:

-Caminar

-Bicicleta

-Nadar

Nordic walking

 

Te aconsejo el artículo sobre entrenamiento aeróbico seguro.

 

– Integra en tu rutina ejercicios de suelo pélvico como los de Kegel para luchar contra la debilidad muscular perineal.

 

Son ejercicios sencillos, pero si te cuesta integrarlos en tu rutina puedes realizarlos con un ejercitador:  Te pueden ayudar a saber contraer la musculatura, realizar una rutina de forma eficaz en pocos minutos, o potenciar el efecto de la contracción muscular por su vibración interna.

 

Tienes más información sobre ellos en la tienda.

 

3º Aunque pierdas peso y recuperes fuerza muscular del suelo pélvico, ponte en manos de un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico:

 

-Aunque el problema sea en gran medida debido a la sobrecarga de peso y a la debilidad, también puede haber una incontinencia mixta, con más problemas añadidos.

 

-Además, el profesional te puede orientar con más ejercicios: a nivel de movilidad de la pelvis, trabajo de la postura,…. También puede completar el tratamiento con otras terapias como el uso de electroterapia o biofeedback.

 

 

Si tienes algún conocido con problemas de este tipo compárte este post, quizás le pueda ayudar a saber que tiene solución.

 

 

Un poco de ciencia

 

Subak LL, Richter HE, Hunskaar S.Obesity and urinary incontinence: epidemiology and clinical research update. J Urol. 2009 Dec.

-Subak, Leslee L. Obesity and Urinary Incontinence (OUI). University of California San Francisco, San Francisco, CA, United States

 

-Leslee L. Subak,; Wendy C. King, Steven H.  Urinary Incontinence Before and After Bariatric Surgery

 

-Leslee L. Subak, M.D., Rena Wing, Ph.D., Delia Smith West, Ph.D. Weight Loss to Treat Urinary Incontinence in Overweight and Obese Women

Consigue GRATIS nuestra Guía de cuidado del suelo Pélvico

Condiciones generales


Bienvenido a Salud Pélvica. En esta web se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, aceptas el uso de dichas cookies. Más información en la política de cookies.